CiudadIU Segovia

IU pide al equipo de Gobierno que inicie cuanto antes la retirada del callejero franquista

Galindo señala que mantener el callejero con nomenclatura franquista en la ciudad es una humillación y una falta de respeto para las víctimas de la dictadura

IU Segovia urge al equipo de Gobierno a que trabaje en la retirada definitiva del callejero franquista de Segovia para que sea una realidad en el menor tiempo posible. El portavoz de la coalición, Ángel Galindo, reitera que este asunto no puede esperar más e insta al PSOE a que haga efectivo el acuerdo que firmó con Izquierda Unida hace ya más de cuatro años, y que ha sido incumplido hasta la fecha por falta de voluntad política y por pretensiones electoralistas, así como por las continuas trabas puestas por el Partido Popular y por el ex edil socialista Javier Arranz.

El grupo municipal manifiesta que no hay pretexto alguno para que no se aplique la ley de Memoria Histórica, cuyo artículo 15, recuerda la coalición, establece que “las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura“. Ocho años después de la aprobación de la ley ya no hay excusas ni vacilaciones que valgan. Es urgente y necesario que se acometa este fin.

Galindo señala que mantener el callejero con nomenclatura franquista en la ciudad es una humillación y una falta de respeto para las víctimas de la dictadura, además de suponer un ataque a los valores democráticos del sistema vigente. “No es normal que, 40 años después del fin de la dictadura, siga habiendo en nuestra ciudad y provincia placas, calles y plazas dedicadas a ensalzar el franquismo y a sus principales figuras. Cabe recordar que Segovia tiene el dudoso honor de ser la provincia de Castilla y León con mayor número de vestigios franquistas“, apunta el concejal.

IU Segovia asegura que eliminar el callejero y la simbología franquista de nuestra ciudad (cumplir la ley, en definitiva) no responde a motivos de revancha, venganza o a la intención de reabrir viejas heridas. Lo único que persigue es el reconocimiento y el respeto a las víctimas y a sus familiares. “Se trata de verdad, dignidad, justicia y reparación. Es intolerable el ninguneo a las víctimas que se viene dando desde hace tantos años en este país. Es una necesidad democrática recordar y dignificar su memoria y restituir sus derechos y los de sus familiares, algo que no será posible mientras los poderes públicos sigan permitiendo la permanencia de la simbología franquista en nuestras calles, edificios y monumentos”, sentencia Galindo.

El portavoz recuerda que en Segovia, con el inicio del actual sistema democrático, ya se llevaron a cabo cambios en los nombres de varias zonas de la ciudad sin que se produjera ningún tipo de inconveniente, y que no es verdad que el cambio de denominación de una calle cause problemas económicos o administrativos, como argumentan algunos detractores de esta medida.